lunes, 27 de octubre de 2014

REFORMA ENERGÉTICA Y NORMALISTAS DE AYOTZINAPA. EN EL ZÓCALO CON AMLO.

Un Zócalo rebasado de la cantidad esperada de asistencia, si hablamos de un PRD con el que ya no se camina. Un PRI molesto y con miedo allegándose de recursos de los que no puede presumir, de pruebas en contra que ni por asomo podrá presentar.

Una gran mujer como Elena Poniatowska retirándose en pleno discurso, un poco por el calor, un poco por el dolor que embarga.

Prevaleció más el clamor '¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!' aún por encima del tema energético, sin embargo, en ese tema toral Morena ya hizo su parte y ha cumplido lo que le fue solicitado. No hay pretexto alguno. Esperamos respuesta.

Como nunca he estado peleada con liderazgos, pues estos existen y no pueden suprimirse, prefiero aprovecharlo y me sigo quedando con el camino de la organización y la información para crear consciencia. No es el camino fácil, ni tampoco es el más rápido, pero tampoco, nunca enarbolaré una vía acelerada y violenta, mucho menos puedo arengar a otros si no he de dar el ejemplo en acciones.

Todavía estamos en pañales. Estamos aprendiendo. Seguimos sembrando semillas y es cierto que no todas están cayendo en suelo fértil, pero yo no espero menos, sino arar con constancia y paciencia. La madurez política en una sociedad no es un juego, ni es sencilla. Es un arduo trabajo que implica hasta de terquedad acompañada de razón. Yo no abandono. Muchos compañeros no lo están haciendo. Luego entonces: no tengo porqué.

Las imágenes...





































































* El colofón: La camiseta no importa, la bandera que se enarbole tampoco. Es la capacidad de indignación lo que suma y une y no por ello tienes que sacudirte de tu ideología. ¿Desde cuándo hay que esconder lo que uno es y las ideas que tiene?, ¿y a título de qué? Pero mientras no se entienda esto y las telarañas mentales confundiendo 'política' con 'partidismo' permeén, todavía estamos muy lejos de un nivel de consciencia político-social y, por supuesto, mucho más lejos del tan añorado 'golpe de estado', 'paro nacional' y esas acciones que ya son para 'gente grande' (hablando en términos de madurez política)...